Insomnio y Bioneuroemoción: miedo, angustia y culpa

Descodificación del insomnio

Desde el punto de vista biológico, el insomnio manifiesta, ante todo, la existencia de miedo; la necesidad de permanecer alerta. La persona que padece insomnio vive con una inseguridad profunda y, por ello, siente la necesidad de tener un control permanente: vigilar. Cuando dormimos, nuestras facultades mentales también descansan y, lógicamente, bajamos la guardia. Esto nos hace más vulnerables. Por eso, inconscientemente, la persona que vive con inseguridad y miedo permanece constantemente alerta para no perder el control, para no mostrarse nunca vulnerable ante lo desconocido, ante los peligros que siente que le acechan. Esa es la razón por la que la persona que sufre insomnio mantiene ocupada su mente –inconscientemente- con todo tipo de ideas, problemas y situaciones para impedir que se instale el sueño reparador.

“Quien no puede dormir es porque cree que debe vigilar.” Bert Hellinger

Debido a esa inseguridad profunda que preside sus vidas, se trata de personas con dificultades para tomar decisiones. Frecuentemente, asociadas a esa inseguridad, también se presentan angustia, ansiedad y culpabilidad. A menudo, el insomnio está estrechamente vinculado con la culpabilidad cuando –inconscientemente- la persona siente que no merece el placer de descansar porque se siente culpable de no tener éxito en la vida, del mal funcionamiento de su vida de pareja, de no hacer todo lo posible por sus hijos, etc.

El insomnio también es la manifestación biológica de un sentimiento de desconfianza en el proceso de la vida. Evidencia, la existencia de pensamientos negativos, de apatía. Lo que se ve y lo que se siente no es del agrado de la persona afectada.

Habitualmente, en el insomnio hay un fuerte componente transgeneracional que se debe buscar y analizar a través del correspondiente estudio del árbol genealógico. El insomnio suele ser la manifestación de conflictos transgeneracionalesno resueltos en su día que, precisamente por ello, se han venido transmitiendo de generación en generación. Conflictos activos relacionados, sobre todo, con muertes traumáticas o inesperadas de un o algún miembro del clan familiar. Fallecimientos que no pudieron ser velados o a los que no se les pudo hacer el duelo en su momento. Pérdidas a las que el clan familiar no ha encontrado ni explicación ni justificación. En estos casos, hay que analizar la posible afinidad transgeneracional entre el fallecido y la persona afectada (si son dobles) porque el insomnio cobra el sentido de estar velando al miembro del clan trágicamente desaparecido que sigue esperando el duelo por su muerte.

La terapia de la BioNeuroEmoción – Descodificación Biológica para el insomnio permite detectar su posible origen transgeneracional y las circunstancias del conflicto original que hemos heredado y que inconscientemente repetimos. Conocer y comprender la naturaleza del conflicto que está detrás del insomnio permite la toma de conciencia para, acto seguido, pasar a la acción realizando los cambios que sean precisos.

Es imprescindible, por tanto, hallar con el máximo detalle el origen conflictual, ubicarlo en el tiempo, en el espacio y en el contexto. Sólo así se podrá desactivar el programa inconsciente que la persona ha heredado. Sólo así es posible revertir la situación que lleva a la persona, presa del miedo, la inseguridad y la culpabilidad, a permanecer alerta cada noche impidiéndose el necesario descanso.

Fuente: dbr-casla.com

Hablaremos sobre esto y mucho más en el próximo Taller REGEN: Reescribe tu Historia del 18 y 19 de Noviembre. Te esperamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *